Ermita Nuestra Señora de Gracia

ERMITA NUESTRA SEÑORA DE GRACIA

Monum_2_Ermita_Sa_Gracia

Sobre una colina de cima aplanada, al norte del cabañal, a unas sesenta varas del viejo camino y junto al asiendo de una cruz de peregrinos de la edad media, se levantó sobre cimientos de piedra nuestra pequeña y graciosa ermita, de la primera mitad del siglo XVI.

Sobre una colina de cima aplanada, al norte del cabañal, a unas sesenta varas del viejo camino y junto al asiendo de una cruz de peregrinos de la edad media, se levantó sobre cimientos de piedra nuestra pequeña y graciosa ermita, de la primera mitad del siglo XVI.

La imagen titular es de la Virgen de Gracia, patrona del municipio, es del siglo XVI. De 22 cm de altura y acabada con policromía, lleva un niño en sus brazos, y sus pies se apoyan sobre una peana dieciochesca que representa el legendario milagro de su aparición rutilante sobre la frondosa copa de un pino a un asombrado y piadoso pastorcillo.

250px-Altar_Ermita_(El_Ronquillo)

A uno y otro lado de la hornacina central, donde se aloja la imagen de la Virgen de Gracia, se sitúan las imágenes de San José y San Benito, a su derecha e izquierda respectivamente. Su tamaño ronda los 60 cm de altura y su antigüedad se encuadra dentro del siglo XVIII, aunque el retablo corresponde al XIX.

LEYENDA DE LA VIRGEN

En los tiempos en que El Ronquillo era una pequeña aldea con 14 viviendas (entre ellas las dos ventas originales), un niño pastor se encaramó a un pino para ver un nido de pajarillos, cuando se le apareció una pequeña y resplandeciente figura humana con facciones de mujer, que se le quedó mirando fijamente con ternura.

Monum_2_2_leyenda

El pequeño tomó entre sus manos la imagen, la metió en su zurrón y se fue corriendo y gritando a su casa. Cuando llegó y se la fue a enseñar a su madre descubrió que la imagen no estaba en su Zurrón. Al levantarse al día siguiente, recorrió sus pasos intentando encontrar la figura pero nada halló. Al atardecer, como todos los días, se paró a inspeccionar su nido, había dos huevos más que el día anterior. Al levantar la cabeza se encontró con su imagen perdida. Alargó su brazo rapidamente y la atrapó, sacó una lezna que siempre llevaba para coserse sus sandalias y su zamarra y con el punzón le perforó la cabeza a la muñequita y le amarró a la tiranta del morral para que esta vez no se le perdiera.

Bajó al cabañal corriendo y cuando llegó a su casa descubrió que de nuevo había desaparecido. La madre al ver a su hijo tan triste, lo mandó a buscarla y le siguió. Cuando la mujer llegó al cerro de los pinos, vió a su hijo arrodillado, hablando con una chiquita y esplendorosa  imagen de una madre con su niño en brazos, que despedía una luz cegadora desde la copa de un pino, sobre la que sobresalía apoyada en una alfombra de nubes blancas y con un punto sangrante en mitad de su frente.

Cuando desapareció la imagen, la madre le preguntó al pastorcillo qué habíam hablado y le contó que ella le había dicho que era la mdre de Dios, que su sitio estaba en aquel cerro, junto a los pinos, mirando desde el cerro la aldea y asi cuidar de ellos (por eso se había escapado 2 veces de su zurrón) y que deseaba que le construyeran una ermita para rendirle culto. El pastor labró sobre madera una estatuilla igual a la figura de la virgen aparecida, que una vez bendecida, fue la primera imagen venerada en el lugar. Su corona la formaba un aro con catorce estrellas, una por cada familia de pastores, labradores y venteros del lugar.

Virgen de Gracia. 2014. El Ronquillo (29)

Translate »