GUÍA DE PLANTAS AUTÓCTONAS

 A veces pensamos que al plantar un árbol, un arbusto o crear un espacio verde estamos colaborando con la vida en general. Es cierto que todas las plantas proveen beneficios, pero cualquier planta, en cualquier lugar, no siempre conlleva un bien para el resto de las especies (tanto animales como vegetales) que son originarias de esa región. Por eso es muy interesante aprender el porqué de la estrategia de vida de cada especie autóctona y conocer lo que nos rodea, e incluso en los casos oportunos llevar a cabo la reforestación y cultivo de plantas nativas en los espacios verdes.

Las plantas autóctonas tienen una estrecha relación con la fauna local y por lo tanto, necesitan de ella para la polinización, el control de los depredadores, poda natural, entre otras cosas. Además, las plantas nativas suelen estar asociadas a su (o sus) especie de mariposa. Muchas de ellas son plantas nutricias de las orugas (el ciclo de la mariposa es huevo-oruga-crisálida y mariposa). La fauna local a la vez que necesita de estas plantas como alimento, también le sirven de refugio. En algunos casos la relación entre planta e insectos predadores es tan específica que si desaparece uno puede desaparecer el otro (el insecto a su vez es alimento de las aves).

Nombre científico o latino: Foeniculum vulgare

– Nombre común o vulgar: Hinojo, Fenollo, Hierba santa, Hinojo de Florencia

– Familia: Umbelliferae (Umbelíferas).

– Origen: el hinojo es originario del sur de Europa.

– Hierba perenne o bienal de 1,5 m o hasta 2,5 m de altura.

– Toda la planta de hinojo desprende un fuerte aroma.

– Follaje plumoso verdeazulado. Hay variedades de hinojo con color bronceado (púrpura)

– Las flores forman umbelas de florecillas amarillas.

– Los frutos son ovoides y oblongos.

USOS Y APLICACIONES DEL HINOJO

– El hinojo se ha empleado en la cocina durante más de 2.000 años, con su suculento tallo y sus deliciosas semillas y hojas.

– El hinojo acompaña habitualmente al pescado.

– Es la mejor hierba que existe para el pescado, con un sabor anisado único, y se usa con gran frecuencia en la cocina mediterránea.

– Una receta clásica para la preparación de la carpa marina con hinojo describe cómo el pescado es asado a la parrilla y después flmeado en brandy sobre un lecho de hinojo seco.

– Los tallos de hinojo se pueden hervir y comer igual que los espárragos, y tanto los tallos pelados y crudos como las hojas son del¡ciosos en ensaladas o finamente troceados y esparcidos sobre huevos escalfados.

– El hinojo va bien con platos de patatas y queso, y las semillas se ponen a menudo en el pan, Parkinson escribió que el «hinojo es de gran utilidad para acompañar y guarnecer el pescado, como lo es para hervirse o ponerse entre pescados de diversas índoles, pepinos a la vinagreta y otros frutos también».

– El vinagre de hinojo da también una sabrosa vinagreta, Pruebe a añadir hinojo a un pastel de manzana: constituye una variación tan original como apetitosa.

– Las semillas de hinojo se añaden también al curry, y aportan su sabor único a una variedad particular de embutido italiano.

– Como hierba aromática se utilizan los tallos y las hojas picados, como especia las semillas secas y como hortaliza el bulbo.

– El hinojo puede intercambiarse con el eneldo; emplee el follaje troceado para condimentar pescado, ensaladas, verduras y sopas.

– Las semillas de hinojo son especialmente recomendadas para cocinar pescado.

– Las semillas se mastican para refrescar el aliento.

– Sus frutos de hinojo sirven para aromatizar ginebras.

– Las suaves hojas filiformes del hinojo envolviendo el arenque o la caballa asados al horno, picadas para un relleno de trucha, o añadidas con profusión a una marinada de cerdo; las semillas cocidas al horno con aceitunas negras picadas en pan salado para servir al estilo campesino, con queso y cervezafría…

– Las hojas de hinojo se añaden al cerdo, ternera o pescado, en fumets de pescado, salsa y rellenos, y en la mayonesa y aliños de ensaladas.

– Los tallos secos de hinojo se colocan debajo del pescado que se asa a la parrilla o en la barbacoa para darle sabor.

– Las semillas de hinojo se emplean como especias, especialmente en el pan, tortas y galletas saladas.

– Cuando los plantones han desarrollado sus primeras dos hojas (cotiledón), pueden tomarse como una ensalada picante, que recuerda a la de los brotes de mostaza.

– Las semillas de hinojo tienen un fuerte aroma de anís y se incluyen en popurrís culinarios.

– También se pueden hacer saquitos con las semillas y agregarlos en la composición de anillos o coronas florales, a las cuales confieren una nota aromática.

– Las semillas de hinojo, que es lo que nos concierne en este caso, se utilizan secas y tienen un ligero sabor a anís.

– Se combinan con una serie de platos como pueden ser tartas, panes y pasteles, curries (en este caso se muele) y pescados (caballa, arenque y salmón).

– También resulta una planta adecuada para el jardín como elemento decorativo, por ejemplo, como fondo en un arriate herbáceo. Con sus umbelas de diminutas flores amarillas y hojas verde oscuro o bronce fino, debido a su tamaño, resulta una planta adecuada para disponer en segundo término.

– Confieren un aspecto de velo a los arreglos florales donde se las incluye.

– En el campo medicinal, las hojas y las semillas secas de hinojo se emplean contra la flatulencia y los retortijones, llamados popularmente cólicos en los bebés, mientras que una infiisión de las hojas puede emplearse para aliviar la vista cansada.

CULTIVO DEL HINOJO

– Se ven crecer los hinojos en campos baldíos, laderas pedregosas, bordes de caminos, etc.

– Prefieren un suelo bien drenado, tiene aversión por la arcilla pesada.

– Luz: al hinojo le gusta estar en una situación soleada.

– No se debe plantar junto al eneldo ya que pueden hibridar con la resultante pérdida de sabor de ambos. Tampoco cerca de cilantro, alcaravea, fríjoles, tomates o colirrábano, porque no florecerá ninguna de ellas.

– El hinojo no crece en la cercanía del ajenjo ya que este dificulta su germinación.

– Aunque puede sembrar semillas en primavera es más fácil comprar una planta cultivada en maceta en un vivero especializado.

– Una vez establecido, es preciso dividirlo cada 3 ó 4 años.

RECOLECCIÓN DEL HINOJO

– Los brotes de hinojo se recogen nada más empieza a aparecer la planta, a finales de invierno o principios de primavera.

– La recolección de los bulbos se inicia a partir del otoño, prolongándose hasta el invierno.

– Los frutos de hinojo se recogen a final del verano o principios de otoño (en el Hemisferio Norte, septiembre y octubre).

– Se recolecta silvestre y cuanto más calor hace más fragante es su perfume.

– Recoja las hojas en verano según sus necesidades; si el lugar está expuesto entutore la planta y corte algunos de los brotes más altos para mantener un suministro continuado de hojas nuevas.

– Se conserva el hinojo luego en la nevera.

– Tanto las flores como los racimos de semillas de hinojo se secan colgando la planta con los tallos hacia arriba.