Latest

Monumento al Bellotero

MONUMENTO AL BELLOTERO

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El bellotero era otra de las pocas opciones que tenían los ronquileros para ganarse la vida. No podría considerarse un oficio en sí, pues era una actividad ilegal, propicia por la necesidad de aquellos vecinos que no tenían otra opción para subsistir.

Esos llamados belloteros recolectores furtivos del fruto de la encina, recogían las bellotas para después venderlas, siempre con precaución para no ser descubiertos por las autoridades,dado que si eran detenidos,los denunciaban mediante un atestadk en el que se le definía como “hurtadores de bellotas”. Se les requisaba su mercancía o eran llevados al calabozo a pagar su pecado, que no era ás que el intentar alimentar a us familiar con las pocas opciones de las que disponían.

Afortunadamente, la situación ha cambiado mucho desde entonces, los ciudadanos disfrutamos de los derechos civiles, políticos y sociales que son la base de la Democracia moderna: derecho a un bienestar económico mínimo y a una vida digna, libertad individual, de expresión, derecho a la propiedad, derecho a la participación en el proceso político, entre otros.

Estos derechos humanos eran impensables en aquellos años y han posibilitado que estas entrañables profesiones, -entrañables en el recuerdo, no en su ejecución- y las precarias condiciones sociales, políticas y económicas en las que vivían hayan desaparecido.

En muchas localidadades se erigen monumentos a cantantes, toreros, deportistas, políticos, personajes relevantes, es por ello que en El Ronquillo se ha colocado un monumento al bellotero en Plaza Altozano, como homenaje y gratitud a estas generaciones que vivieron condiciones sociales, económicas y políticas tan precarias.

Este monumento y el del cisquero (colocado en calle Romero Martel) permitirán que valoremos los derechos obtenidos con la Democracia, que nunca olvidemos nuestras raíces, ni el motor de arranque del progreso de la economía de El Ronquillo y que el aprecio de lo conseguido se convierta en elemento impulsor de sucesivos avances para generaciones futuras y venideras.

Bellotero

Junio: El Corpus

Historia del milagro por el que se realiza esta celebración

El Padre de Praga era un buen hombre, de grandes virtudes, pero a causa de las corrientes ideológicas que se desataron entonces, estaba teniendo grandes dudas sobre la presencia física de Jesús en la Eucaristía. Él viajaba en una Peregrinación hacia Roma, porque creía que orando en la tumba de San Pedro, el de la fe inquebrantable (Sn.Lc.22,32-); y en la tumba de uno de los grandes orígenes de fortaleza de la Iglesia, San Pablo, estaría lleno de la fe que él necesitaba para permanecer en su ministerio.

En su camino hacia Roma, paró una noche en la pequeña ciudad de Bolsena, como a 70 millas al norte de Roma. Se quedó en la Iglesia de Santa Cristina, una santa heroína de los primeros tiempos de la Iglesia; milagroso altar de la santa. El Padre Pedro pidió celebrar Misa en ese altar, estaba buscando toda la ayuda que pudiera encontrar; solamente conocía una manera: pedir.
Como era su costumbre, oró antes de la Misa por la gracia que necesitaba: la Fe. Oró con mucho fervor a Dios. Su oración fue la misma: suplicaba por la fe para creer sin ninguna duda que el regalo que se nos había dado en la Última Cena, que se le había dado a él el día de su ordenación, era realmente el cuerpo de Cristo. Comenzó a celebrar la Misa como de costumbre y, en el momento de la

Consagración, elevó la hostia muy alto sobre su cabeza, y dijo las palabras que mandó Jesús. Cuando pronunció: “ESTO ES MI CUERPO”, el pan sin levadura se convirtió en carne, y empezó a sangrar profusamente, la sangre cayó sobre el Corporal. El sacerdote, asustado, y no sabiendo exactamente que hacer, envolvió la hostia en el Corporal, dobló el Corporal, y lo dejó en el altar. Cuando se iba, gotas de sangre cayeron en el piso de mármol enfrente del altar.

El Padre Pedro inmediatamente fue a decir lo que había sucedido al Papa Urbano IV, que en ese tiempo estaba en Orvieto, a poca distancia de Bolsena. El Papa mandó a un Obispo al lugar para que hablara con el sacerdote de la Iglesia y poder verificar lo que el Padre Pedro le había dicho y para traer a Orvieto la Hostia Sagrada y el Corporal. Cuando el Papa Urbano IV vio aquel milagro, llamado “El Milagro Eucarístico”, se arrodilló al ver al Señor convertido ante él, en forma física, en el corporal sagrado.

Recibió el Corporal Milagroso del Obispo, fue al balcón del Palacio Papal, lo elevó reverentemente y se lo mostró a las personas de la ciudad; proclamando que el Señor realmente había visitado su pueblo, declaró que el Milagro Eucarístico de Bolsena realmente había disipado las herejías que habían estado extendiendo sin ton ni son por Europa.

Durante el año siguiente el Papa Urbano IV se ocupó casi exclusivamente en la labor de escribir la Bula Papal, Transiturus, la cual fue publicada el 11 de Agosto de 1264. Con esa Bula Papal instituyó la Fiesta de Corpus Christi en honor del Santísimo Sacramento, la Eucaristía.

El Corpus en El Ronquillo

Corpus El Ronquillo celebra esta fiesta el domingo siguiente a su celebración en el resto de la provincia (jueves). En nuestro municipio es tradición que l@s vecin@s del municipio y las Camareras de la Virgen de Gracia, patrona de nuestro municipio, monten hermosos y vistosos altares por las calles del municipio y los niños que han celebrado su primera comunión ese mismo año (en el mes de mayo) salgan en procesión tras el cuerpo de cristo, acompañados por el sacerdote y numerosos feligreses, visitando todos los altares y tirando pétalos de flores en cada uno de ellos.

¡Hola mundo!

Bienvenido a WordPress. Esta es tu primera entrada. Edítala o bórrala, ¡y comienza a publicar!.

Translate »